viernes, 3 de febrero de 2017

Fantasías que se hacen realidad ... o no...

Nunca antes se había planteado semejante situación de un modo tan real, tan posible, tan certero y estaba asustada, para que lo iba a negar.

Tenía miedo y eso, aunque Él insistía en que era bueno, ella no lo tenía tan claro.  Tenía miedo de bloquearse y echarlo todo a perder aunque Él nuevamente insistía en que no tenía que hacer nada que no quisiese, que no les iba la vida en ello, ni mucho menos, y que todo seguiría igual pasase lo que pasase.

Parecía que todo iba encajando y el momento se acercaba, para ella, peligrosamente ya.

Se sentía extrañamente excitada, un poco sobrepasada tal vez por sus propios sentimientos.  Quería y a la vez no se atrevía a saltar a ese abismo, uno que le parecía insalvable al principio pero sobre el que había ido construyendo, pasito a pasito, un puente que cada vez era más firme bajo sus pies.

Abismos habían saltado muchos ya a lo largo de su más de 20 años juntos y este era uno que había estado ahí desde hacia mucho tiempo, solo faltaba encontrar la compañía adecuada y parecía que así había sido.

Ahora solo hacía falta esperar y ver qué pasaba, Su típico "Ya veremos" se oía muy a menudo en los últimos días.

Lo que sí tenían claro ambos era que querían disfrutar de la experiencia, juntos, de hecho ya lo hacían, ya formaba parte de sus juegos, de sus encuentros más íntimos y era un tren que no querían dejar pasar.

Mi querido R., mi AmoR verdadero.

Te amo, del todo.







miércoles, 1 de febrero de 2017

Deberes: cuéntame tu fantasía...

Hoy tengo deberes.  

Tengo que relatarle a R. una fantasía, pero una relativa a una situación muy concreta que últimamente ronda nuestras cabezas.

De lo que le cuente dependerán muchas cosas y ya solo con eso me tiemblan las piernas y me asaltan las mariposas en el estómago, revoloteando como locas.

Es una situación en la que nunca antes me he visto y me resulta aún difícil situarme dentro de esta fantasía.  Creo además que mis miedos, recelos y prejuicios me hacen bloquear según qué imágenes para las que aún no sé si estoy preparada.

En cualquier caso, aquí va mi fantasía:

"Desnuda en medio de una habitación. 

No se escucha nada, ni siquiera en el exterior.  

Privada del sentido de la vista y con las manos atadas a la espalda, espera.  

Su cabeza no para de pensar pero lo hace tan deprisa que no puede fijar ninguno de esos pensamientos que se atropellan y desvanecen rápidamente.  

Le tiemblan las piernas.  Las mariposas en su interior revolotean sin parar y el cosquilleo es casi insoportable. 

De pronto una voz conocida le habla al oído, en voz baja, grave, intensa, le dice que no está sola, que Él está con ella, que todo va a ir bien y que solo tiene que acordarse de dos cosas: primera y más importante, su palabra de seguridad -si la usa sabe que lo que sea que esté pasando simplemente parará- y segunda, y no menos importante, obedecerle sin dudar.  

A continuación la voz se apaga y unas manos le colocan unos auriculares inalámbricos con música a un volumen suficiente para aislarla totalmente: sin poder ver, sin poder oír, sin poder tocar. 

Antes de verse en esta situación poca había sido la preparación: Él le indicó cómo quería que fuese vestida, por dentro y por fuera, qué cuidados corporales quería ver en ella una vez desnuda y la advertencia de que, a no ser que quisiese usar su palabra de seguridad, no debía hablar por iniciativa propia en ningún momento.  

En su aislamiento total notó como unas manos comenzaban a recorrer su cuerpo, despacio, deteniéndose en lugares estratégicos que la hacían estremecerse cada vez.  Si su vida hubiese dependido de saber a quién pertenecían aquellas manos, la hubiese perdido sin remedio.  

Su cabeza seguía dando vueltas a toda velocidad.  

Las manos la empujaron entonces suavemente y acabo sentada en lo que suposo era una cama.  

Con un suave movimiento hacia atrás se le indicó que se tumbara y cuando aún no había posado la cabeza en el colchón, una boca atrapó la suya, una lengua la llenó de saliva y dulce sabor... no era Él , estaba segura, ahora sí.  

Cuando aún ese pensamiento estaba en su cabeza, otra boca atrapó sus otros labios, otra lengua la penetró y además unos dedos se abrieron paso hacia su clítoris... en ese momento supo que estaba perdida y simplemente se dejó llevar... "


Y hasta aquí la fantasía de hoy... espero haber cumplido con la tarea, mi AmoR...

Para R. de P.

#DelTodo

martes, 17 de enero de 2017

Nuevas experiencias...

Llevaban tiempo pensándolo,  muchas veces lo habían hablado,  unas más en serio que otras.

Coincidían en pensar que sucedería si encontraban a la persona adecuada pero pasaba el tiempo y no aparecía.

Un par de situaciones más o menos frustradas y las consecuencias que acarrearían luego, habían hecho que el asunto se quedase de nuevo en espera. 

Hacía mucho tiempo que no hablaban de ello hasta que por circunstancias de la vida,  conocieron a una persona que despertó de nuevo la curiosidad y las ganas.

La conocieron juntos, les gustó  a los dos, tuvieron las mismas sensaciones durante el tiempo que pasaron con ella, corto pero intenso,  y ambos coincidieron en comentar que si podía surgir algo, esa persona era la adecuada.

Estaban de acuerdo pero las circunstancias no permitieron que en aquel primer encuentro llegarán a algo más aunque bien habían percibido la disposición de aquella persona tan especial.

Mantuvieron el contacto aunque intermitente y en la distancia,  y en una de sus conversaciones, esa persona les planteo directamente sus intenciones para con ellos y no pudieron más que aceptar y tratar de planificar un encuentro en un futuro lo más cercano posible.

La perspectiva del encuentro la mantiene excitada a ella sobre todo porque él ha decidido no hacerla participe de sus planes.  Sólo le ha dicho que piense en una palabra de seguridad que frene cualquier situación en la que no se encuentre cómoda.

Él sabe cómo alimentar su imaginación, su deseo, sus ganas, ... pero eso no evita que ella sienta un cierto temor a enfrentarse con tal experiencia pues le supondrá luchar contra sus propios miedos, los más profundos, que en varias ocasiones a lo largo de su relación la pusieron en verdadero peligro.

Ahora solo habrá que esperar un poco para saber si la experiencia consigue, no solo satisfacer a todos sus participantes, sino también eliminar de su mente algunos frenos morales con los que ella lucha de desde hace mucho tiempo, sobre todo porque lo que más lamenta es herirle a él.

Continuará pero, tal vez, no os lo cuente...


Para R. de P. #DelTodo